Internet como red de personas y no de ordenadores

“Hay gente que no es consciente de que cada día usa la tecnología”, asegura la periodista, social media manager y emprendedora, Mariola Dinarès. Según la periodista, cada día nos conectamos a Facebook, Twitter o Instagram y consultamos las noticias a través de la red, y lo que no son noticias como dr porno. En definitiva, hemos hecho que esto que hace 10 años parecía una cosa rompedora, sea hoy parte de nuestro día a día y hayamos llegado al punto de poder señalar que vivimos en la etapa de la Internet de las personas.

Todo esto es el que se ha debatido a la sesión inaugural de la nueva edición de la Catosfera, que por segundo año consecutivo, se han celebrado en Girona al Centro Cultural de la Mercedes y que este año ha contado con el director de Catalunya Ràdio, Saül Gordillo, el ingeniero y profesor de la UPF Josep M. Ganyet y el socio-presidente de RocaSalvatella, Genís Roca.

Internet es un espacio abierto y colaborativo

Igual que la gente leía los primeros libros en 1450 sin saber que se convertirían en el motor de una gran revolución, nosotros ahora crecemos con los móviles y ordenadores en las manos sin saber hacia dónde iremos. “Conectar tanto personas e ideas que lo cambiaron todo”, ha detallado el etnógrafo digital, Josep Maria Ganyet, para justificar este símil. Por eso, considera que estamos en medio de una revolución y que no sabemos en qué derivará.

“Internet no es una red de ordenadores, es una red de personas; es un espacio abierto y colaborativo”, ha señalado Ganyet, quien ha añadido que “nos apropiamos de lo que han hecho los otros, creamos y recreamos”. Con esto ha hecho referencia a Wikipedia, una enciclopedia online surgida de la capacidad de las personas de trabajar juntas para nutrir el conocimiento común y que ha demostrado que cada individuo que conforma nuestra sociedad puede ser uno más de la Internet de las personas que hemos creado.

Ahora bien, para conseguir que Internet sea un motor de cambio como lo fue el libro, hay que apelar a las siete ciencias que lo consiguieron: “Gramática, dialéctica, retórica, aritmética, geometría, música y astronomía”. Ganyet afirma que en la red hay un discurso o manera de hablar, hay argumentos para cada opinión, y recuerda que “todos estamos a una distancia similar entre nosotros”, pero remarca que también hay que “modular los sonidos y armonía para formar parte de la Internet de las cosas”.

Internet tiene que ser un espacio para vertebrarnos

“Nunca una empresa ha tenido en sus manos la información de millones de personas, y nosotros nunca habíamos tenido tanta información para contrarrestar el poder que vertebra la sociedad”. Así es como el presidente de RocaSalvatella, Genís Roca, ha querido dejar claro que las personas tienen más poder que nunca. Por este motivo, considera que la necesidad más imperante de la sociedad hoy en día es organizarse: “Internet tiene que ser un espacio para vertebrarnos y aprovechar la capacidad de influencia que tenemos”.

Desde su punto de vista, en sólo 6 o 7 años los usuarios han demostrado ser suficientemente inteligentes para regular su uso de las redes. “Antes cuando uno salía de la ducha lo tuiteaba, ahora sabe que hay ciertas cosas que se tienen que decir en WhatsApp y otras por Facebook.

Todas estas opiniones que nutren la red es la información que las compañías usan. Las marcas son las primeras que quieren saber qué se dice de sus anuncios, productos o servicios, pero Roca ha criticado que se utilicen las redes para hacerlo. “Allá sólo hay una opinión interesada”, ha explicado, porque “las opiniones sinceras y honestas acostumbran a estar a WhatsApp”. Es decir, los usuarios tienen un poder que no utilizan.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *